Ya sea que estés empezando a incursionar en el mundo del transporte de carga o seas un profesional con años de experiencia, siempre vas a encontrar algunos desafíos cuando se mueve carga entre México y Estados Unidos. Aunque son vecinos, estos dos países tienen culturas, mercados y legislaciones bastante diferentes, lo que se puede convertir en incontables complejidades y obstáculos que sortear. Por eso, trabajar con un experto que conozca y entienda ambos mercados es fundamental para garantizar el éxito de tu operación. A continuación, compartimos las cinco recomendaciones que siempre debes tener en cuenta antes de un movimiento cross border:

1. Elige los aliados correctos

Las operaciones cross border están muy lejos de ser un trabajo individual. De hecho, involucran a varios actores y piezas en movimiento que trabajan juntas para llevar mercancía de forma segura de un punto a otro. El éxito, entonces, dependerá en gran medida de la elección de los mejores aliados con base en tus necesidades específicas. 

Define el mejor modelo de cadena de suministro para tu negocio

Hazte las siguientes preguntas: ¿qué medio de transporte vas a utilizar? ¿Cuáles son tus plazos de entrega? ¿Necesitas un envío exprés o regular? ¿Funciona el transbordo, o el movimiento debe ser directo? Una vez resuelto esto, tendrás una idea más clara de qué buscar en tus socios. 

Prioriza la experiencia regional

El transporte cross border es una parte muy específica dentro del sector logístico, por lo que recomendamos buscar un aliado que haya demostrado experiencia y éxito prestando este tipo de servicios. Si quieres minimizar los riesgos, puedes elegir a un aliado más consultivo que te guíe durante todo el proceso.

Encuentra el valor añadido

Hay muchas opciones disponibles en el mercado, así que debes asegurarte de que los aliados que elijas vayan un paso más allá. Piensa en qué te podría ayudar a gestionar mejor tus procesos y a mantener a todo tu equipo alineado. Los avances tecnológicos están dando a los embarcadores y transportistas más control sobre su cadena de suministro mediante información más precisa y proactiva, visibilidad, digitalización y centralización de documentos, etc.

2. La importancia del timing

Los tiempos son esenciales cuando se trata de un movimiento cross border. Piensa en el proceso como una danza sincronizada con muchos elementos que deben alinearse perfectamente para que el movimiento se realice sin problemas. Aunque siempre habrá algunos aspectos fuera de tu control, es importante que investigues bien y entiendas los plazos de cada etapa del proceso.

Los trámites fronterizos toman su tiempo

¿Cuánto? Variará en función de la demanda, que a su vez sube o baja según la época del año, la semana del mes, el día de la semana e incluso las horas de funcionamiento. Si no hay mucho movimiento en el puente, el cruce puede tardar 30 minutos, pero no es raro encontrar colas de hasta 10 horas para cruzar en temporada alta. Esto es para un camión que cruza sin inspección de aduanas; de ser inspeccionado, el proceso puede tardar 8 horas más.

Mantén una comunicación abierta con tus proveedores:

Muchas cosas pueden pasar durante una operación transfronteriza. Mantener líneas de comunicación abiertas y honestas con todos los involucrados será clave para garantizar que la operación funcione sin problemas, y que cualquier contratiempo inesperado sea resuelto de la mejor manera. Ofrecer espacios para retroalimentación también ayuda a mejorar los servicios prestados para que las relaciones se mantengan y prosperen de cara al futuro.

3. Cada peso cuenta

Todo el mundo está buscando la forma de reducir costos, y la logística suele ser una parte importante de los gastos para las organizaciones. Sin embargo, debes asegurarte de no terminar pagando más caro por querer ahorrarte unos centavos. En concreto, asegúrate de que tu freight forwarder valga lo que cobra. Algunas empresas te pueden ofrecer tarifas increíbles, pero también pueden dejarte sin un servicio completo. Ten en cuenta aspectos como el cruce de frontera, despacho aduanal, almacenaje, la clasificación y el etiquetado, etc.

En la logística, la capacidad manda, y el camión más caro es el que no se carga. No te apresures a tomar ninguna decisión solo con base en el precio. Antes de firmar cualquier acuerdo con una empresa de transporte, investiga. Si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

4. Asegura la carga para tu tranquilidad

Mover carga a través de largas distancias y fronteras internacionales toma mucho más que solo tiempo. Hay muchos riesgos asociados al transporte transfronterizo, desde desastres naturales hasta robos de carga y accidentes. La mejor forma de evitar pérdidas económicas considerables para tu empresa va a ser contratando el seguro de carga adecuado. Es importante que conozcas todas las opciones de seguros disponibles y las pólizas que cubren. No escatimes en investigación a la hora de elegir un proveedor, confirma que no haya cláusulas especiales que les impidan cubrir tus productos y no te olvides de leer la letra pequeña.

Cuando se trata de seguros de carga, hay diferencias clave entre las coberturas en México y en EE.UU. que no puedes dejar pasar. En Estados Unidos, el DOT (Departamento de Transporte) requiere que los transportistas cubran por lo menos 100,000 USD, mientras que en México los términos son muy diferentes. Los transportistas sólo son responsables por 15 salarios mínimos mexicanos por tonelada cargada, lo que se traduce en unos 1,250 USD para un remolque de 20 toneladas.

5. Todo el tema legal

El transporte cross border involucra más barreras legales que sortear, ya que hay dos entidades legales diferentes vigilando tu carga. Antes de cualquier movimiento, entiende qué documentos son requeridos en cada paso del proceso. Aunque cuentes con un socio que te ayude a resolver estos temas, sigue siendo importante que te den visibilidad total de la operación. En este sentido, pasar la aduana va a ser la parte más difícil, así que ten en cuenta los siguientes problemas a evitar:

  • Prepárate para pagar los impuestos, ya que éstos dependerán de la fracción arancelaria de cada mercancía enviada (en algunos casos puede incluso estar exenta)
  • Asegúrate de que el importador pueda ingresar la carga legalmente al país de entrada
  • Asegúrate de que tu carga sea legal en ambos lados de la frontera
  • Manténte actualizado sobre las normas regulatorias importación/exportación: por ejemplo, la carga debe ser etiquetada y cargada de una manera específica

El incumplimiento de estos requisitos resultará en errores muy costosos para las organizaciones, ya que en la mayoría de los casos, tendrán que pagar por volver a hacerlo o gastarán dinero adicional en fuertes sanciones y multas.

El movimiento de carga cross border puede ser un proceso complejo y abrumador, pero no tienes que hacerlo solo. En Nuvocargo estamos comprometidos con hacer tu vida más fácil y tus operaciones más eficientes.

Agenda un demo hoy y descubre la experiencia Nuvocargo.